Grupo Sion no es Estafa Inmobiliaria

Análisis: Grupo Sion no es estafa piramidal

En Marketing Online es importante tener una reputación y un branding adecuado que estén protegidos frente a amenazas que puedan causar daños. Desde estas líneas siempre recomendamos contar con una Agencia de Brandig para reputación online profesional. que se encargue de la previsión, planificación y estudio de las acciones de defensa a realizar.

La principal razón es clara: evitar situaciones en las que, bien a través de competidores, bien a través de personas u organizaciones se intente dañar la imagen y con ello las ventas online o incluso los ingresos y beneficios globales de la empresa.

Vamos a analizar en este artículo de Kaiowas Records un intento de dañar la imagen acusando de estafa a una multinacional boliviana en Internet, ver cuáles son los ataques que ha sufrido y cómo se podría defender.

 

Grupo Sion Estafa Piramidal

El Grupo Sion es una multinacional boliviana centrada en el mundo inmobiliario. Su presencia a través de propiedades relacionadas con ese mercado incluye, además de Bolivia, a México y Brasil.

Además de los problemas que presentaría la acción diaria de cualquier tipo de empresa inmobiliaria, el Grupo Sion Internacional ha puesto en marcha un sistema que apoye la venta de su producto a través de la inserción en sus planes de venta del multinivel para afiliados y clientes.

Ello la convertiría en una empresa que integra venta inmobiliaria con opción a sus asociados de conseguir una reducción en el precio de sus adquisiciones e incluso de generar beneficios.

El problema surge cuando a través de una campaña excesivamente focalizada en los ahorros y las ganancias del sistema impacta en una población local con una formación ampliamente mejorable en materia económica y no digamos ya de comercial multinivel.

Por estas razones, sumadas a las de la competencia desleal, a casos reales concretos y a casos imaginarios concretos tenemos una conjunto que puede producir, y de hecho produce siempre conflictos.

En el caso que nos ocupa, Grupo Sion Estafa es una de las piedras angulares de un cóctel explosivo.

 

Por dónde vienen la acusaciones de estafa

Desde Kaiowas Records hemos analizado los últimos años y las fuentes de daño al branding de esta empresa tienen un punto clave: usuarios que se sienten estafados por no lograr los ingresos que ellos estimaban implícitos en su participación en el programa de referidos.

Cuando se acusa, en este caso al grupo sion internacional, de factores relacionados con estafa piramidal podemos encontrar argumentos como los siguientes:

      • El mundo multinivel es muy difícil y no se consiguen los ingresos imaginados
      • Hay que trabajar mucho para lograr resultados
      • La gente no les hace caso
      • Se quejan de que no tienen preparación para realizar ese trabajo

Como vemos, todas estas quejas no les pasarían desapercibidas a un observador imparcial que diría que ninguna de ellas ha de ver con la empresa sino con el propio individuo que se lamenta de su incapacidad de lograr sus objetivos.

La principal base es que la opción del multinivel es una opción, no una obligación. Cualquiera puede adquirir su propiedad y pagarla como en una inmobiliaria tradicional.

El multinivel es, por tanto, un extra que la empresa ofrece en forma de bonificación. Es, sencillamente, un modo de conseguir comerciales a porcentaje para su negocio que, en teoría, tendrán una predisposición mayor a implicarse en las ventas ya que conocen de primera mano el producto y son usuarios del mismo.

Estratégicamente desde el punto de vista de la sección de ventas, nada que objetar. Desde el punto de vista de la sección de reputación online, branding, comunicación y legal, mucho. Una fábrica de botellas para embotellar cerveza produce recipientes de vidrio, no alcohólicos, pero una mala campaña puede provocarle una imagen no demasiado positiva.

 

Problemas que presenta el multinivel del Grupo Sion

Todas las personas que estamos relacionadas con el mundo del branding, la reputación online y el marketing online en general conocemos los peligros que las nuevas tecnologías presentan para la imagen de una empresa.

Hace no demasiado tiempo una mala experiencia de compra tenía un ámbito muy limitado de expansión, mientras que con un presupuesto adecuado lavar una imagen era relativamente sencillo.

Hoy las tornas han cambiado y esparcir una mala imagen, con razón o sin ella, puede convertirse en algo no excesivamente difícil y sí el limpiarlo, incluso con la razón y los datos a favor.

Introducir a personas que nada conocen del mundo de la economía, de la empresa, de las relaciones públicas o del comercio va, sí o sí, a provocar frustración.

Si una persona se considera capacitada para generar ingresos y posteriormente, por ausencia de conocimientos, porque no es lo suyo o porque es negligente no los consigue, estamos ante un problema ya que los ingresos esperados no llegan. El eslogan de grupo sion estafa piramidal no ayuda ni siquiera a quienes se proponen propagarlo porque cierran la opción de generarles beneficios a ellos mismos. Pero la bola de nieve comienza a rodar.

Y aquí es donde interviene el ámbito de la sociología del comportamiento en marketing. ¿A quién va a echar la culpa la persona que sin estudios primarios, pretende pagar la mitad por una casa, a su incompetencia, a su carencia de conocimiento, o a la empresa que le ofrece la oportunidad?.

Pues por raro, duro, difícil o incomprensible que pueda parece, el volumen de los que lo achacan siempre a los demás es, por decirlo suavemente, estadísticamente relevante.

Y por estadísticamente relevante, en estos tiempos que corren, quiere decir que puede causar estragos en la reputación online y hay que estar preparados para ello.

 

Imagen del Grupo SIon de Bolivia

Grupo Sion no es Estafa Inmobiliaria

Grupo Sion estafa o no estafa

No es nuestro objetivo conocer si el Grupo Sion Internacional ha o no estafado a alguien, a nadie, a muchos a todos.

Nuestro análisis parte de aquellos que, unidos a su programa de referidos, se lamentan de no lograr objetivos y por ello hablan de estafa piramidal.

Es aquí donde un contingente de respuesta inmediata debe actuar.

Ante un grupo de 40 personas entre 60.000 que se quejan de estafa sin datos, sin pruebas y basándose en algo tan peregrino como el «yo creí que iba a tener éxito» o «a mí me parecía que era más fácil», la respuesta está clara.

Aplicar cribas móviles para separar unos de otros no sirve. Una minúscula bacteria puede acabar con un elefante si no se trata a tiempo.

Recordemos que cuando unos «pobres ciudadanos sin estudios» son «presuntamente estafados por una multinacional» que «ha podido aprovecharse de su buena fe para lucrarse a través de una presunta estafa inmobiliaria piramidal», la prensa amarilla, los competidores directos y todos sus enemigos empresariales ven una oportunidad.

 

Cómo luchar para defender la reputación online

Este es el punto en el que una Agencia de Branding y Reputación Online debe actuar: atacan a fuego la raíz del problema y silenciando a quienes difunden la noticia.

¿Por qué? Porque en este caso concreto estamos ante un delito de injurias, calumnias, y la repercusión negativa en imagen se traduce en menos ventas, menos ingresos, menos beneficios.

Mientras más se deje rodar la pelota, más grande se hará la bola de nieve y algo que puede parecer sin importancia, por un asunto de plena estadística viral, puede producir un descenso de dos cifras en los beneficios.

Cuando a alguien le acusan de un delito sin pruebas, sin base y con argumentos absurdos hay que ver quién es ese alguien.

Si ese alguien es capaz, sin razón y sin medios, de producir un daño grave, daño que incluso es incapaz de medir, hay que silenciarlo lo antes posible. Por tanto, el primer punto debería ser un acuerdo amistoso de que deje de esparcir mentiras eso sí, sin ningún tipo de prestación a cambio, lo que sería incluso peor.

 

Grupo Sion no es estafa piramidal

Si la persona, personas, asociaciones o colectivos pretenden un chantaje o contraprestaciones de cualquier tipo la respuesta es clara: acudir a la justicia con toda la fuerza legal.

Y ojo, siempre hablamos de un caso concreto que es el expuesto: quien se queja no tiene razón, no tiene argumentos, no tiene pruebas y si las tuviera no habría en ellas culpa alguna de la empresa sino clara negligencia de quien se queja.

A partir de ahí, una estrategia de marketing online para protección de la reputación online, unida a una campaña de divulgación de la noticia y todos los datos dejarán sin argumentos y sin caso a los competidores, a la prensa amarilla y a los enemigos.

Y bien sabido es que cuando no hay caso no se venden periódicos, y la prensa amarilla busca otro tipo de carnaza.